TRANSFORMACIÓN

Ahora que los RR.HH están liderando la transformación, ¿estarán a la altura de los desafíos de un entorno de trabajo posterior a la COVID-19?

DeMauricio Potente
27 octubre 2021
COMPARTIR EL ARTÍCULO EN
Offer image

Los departamentos de RR.HH han estado al frente de la crisis pandémica y están ayudando a la recuperación económica. Se han convertido en los líderes de la transformación. Según el último índice de Economía y Sociedad Digital (DESI), de la Comisión Europea, casi el 43% de la población española carece de competencias digitales básicas. La crisis sanitaria ha puesto a RR.HH en el centro de la estrategia empresarial y corporativa. ¿Tienen los colaboradores las habilidades digitales necesarias para abordar los nuevos desafíos?

 

Procesos complejos de RR.HH, datos y desarrollo de habilidades

La alta dirección necesita a RR. HH para pensar en el futuro de la empresa y establecer métodos de trabajo híbridos que combinen el trabajo desde casa y en la oficina. RR.HH está revolucionando y reconsiderando nuestra forma de trabajar, muy afectada por la digitalización de procesos. Además, los procesos de gestión administrativa y legislativa son cada vez más complejos. Las regulaciones están cambiando tan rápido que la experiencia y la vigilancia legal deben ser cada vez más innovadoras; muchos departamentos de RR. HH. están recurriendo a la subcontratación en busca de ayuda.

 

Con el fin de gestionar la transformación digital en las compañías, los empleados van a necesitar habilidades digitales, lo cual también implica cambiar el modelo y el enfoque. La pandemia ha intensificado el comercio y los servicios online. En la conferencia anual Phenom en Filadelfia, que ofrece plataformas para gestionar la experiencia del talento, el analista de recursos humanos Josh Bersin dijo que, para convertirse de verdad en entidades digitales, las empresas deben orientar su oferta a los servicios. RR.HH se está convirtiendo también en proveedores de servicios para candidatos, colaboradores y directores.

 

Por lo tanto, los directores deberán actualizar sus habilidades y aprender a trabajar en un mundo digital de manera ágil. Su función será la de gestionar proyectos y ayudar a los trabajadores a gestionarse a sí mismos, utilizando plataformas que faciliten el acceso a los documentos administrativos, así como a los cursos de formación y la trayectoria profesional del empleado. Josh Bersin afirma: “las carreras ahora consisten en encontrar importantes oportunidades de desarrollo para las personas en el contexto de lo que la empresa quiere hacer”. “Un buen ejemplo es IBM, que recientemente realizó un análisis de habilidades en toda la empresa y encontró a 10 000 personas que tenían las habilidades necesarias para los puestos que buscaba cubrir”, dijo Bersin. Volver a formarse y perfeccionarse son términos clave que se utilizan ahora (Upskilling and Reskilling, Turning Disruption and Change Into New Capabilities, publicado por la Asociación para el Desarrollo del Talento (ATD, por sus siglas en inglés)).

 

Upskilling significa mejorar las habilidades existentes mediante la formación, mientras que reskilling consiste en obtener nuevas habilidades que permitan desarrollar la carrera profesional del colaborador, o le permita adaptarse al nuevo puesto de trabajo. Estos nuevos enfoques responden a un mercado laboral incierto y están a la par con las «transiciones colectivas», el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) aprobó el pasado 23 de Abril de 2021, una resolución por la que convoca subvenciones públicas por un importe total de 50 millones de euros para la ejecución de programas de formación en competencias digitales y tecnológicas.

 

Experiencia del empleado y marca del empleador

El contexto actual favorece la agilidad y rápida conversión de empleados. Sin embargo, habrá que convencer a los trabajadores, ya que existen dificultades a la hora de contratar (el 46 % de las personas encuestadas por la ANDRH). La escasez de profesionales obstaculiza la recuperación tras la COVID-19 en la eurozona. Según el último informe de 'Empleabilidad y Talento Digital', España tiene un déficit de talento digital y resolverlo elevaría un 15% la creación de empleo.

 

Tenemos que crear nuevas conexiones y personalizar las trayectorias profesionales para cumplir con las expectativas de los colaboradores lo mejor posible. Durante este delicado período la experiencia del colaborador, que tiene como objetivo brindar un servicio de calidad en su día a día y a lo largo de su carrera profesional, se ha convertido en un punto fundamental. El cómo vuelva la gente al trabajo en España dependerá de su nivel de responsabilidad, compromiso, y motivación. Los colaboradores ahora esperan más de las empresas para las que trabajan.

 

Mauricio Potente
Managing Director Spain, Italy & Portugal en Sopra HR Software

Entrar en la función RRHH del futuro